Cuando llega Diciembre muchas personas se enfocan en preparar las celebraciones, acudir a comidas, cenas y muchas reuniones con amigos.

También preparar los regalos y todo con lo que nos gusta obsequiar a otras personas ya sean familiares o amigos, pero cuánti tiempo dedicamos a hacer balance del año, sentir y pensar en que cosas te han gustado de este año y cuales no y como puedes cambiar lo que necesitas para mejorar tu vida.

Diciembre es un mes de cierre y en ocasiones no ponemos mucha conciencia en ello, es por eso que hoy te invito a que revises los siguientes puntos en tu propia vida:

Despídete de personas, experiencias y situaciones que no sumaron en tu vida:

Aferrarse a personas y situaciones es de lo más negativo que hay para cerrar un ciclo anual. Difícilmente se puede empezar bien un año si mantenemos en el tiempo relaciones que no nos benefician.

Cerrar ciclos significa poder despedirse conscientemente de aquello que no nos hace bien, esas personas negativas, quejosas, criticonas, envidiosas que se tienen alrededor y que sólo te utilizan para que les escuches su toxicidad.

Despídete de ellas y también puedes hacer el propósito de despedirte de una de tus facetas si implican este tipo de emociones que atrae lo negativo.

Decide de quien vas a rodearte y si no te queda más remedio de estar cerca de este tipo de personas, elige la actitud que vas a tener con ellas.

Una estrategia muy útil es escribir una carta de despedida de todo aquello de lo que quieres despedirte y enterrarlo en algún lugar con el compromiso de decir adiós.

Proponte hablar menos, escuchar más:

De forma común, cuando nos reunimos con otras personas, la tendencia es hablar mucho, esto parece lo común, lo normalizado y socialmente aceptado.

Sin embargo para que se inicien cambios a nuestro alrededor escuchar es una forma de cambiar de nivel de consciencia. También de hacer silencio y poder procesar todo aquello que otros nos dicen y hacer filtro de lo que te puede interesar y lo que no.

Cuando callamos para escuchar a otros también aprendemos a activar la escucha interna. Hazte la propuesta de escucharte más y así te darás cuenta de lo que necesitas y quieres para ti. Entrenar la escucha ayuda a reflexionar.

Revisa el estado de tu salud:

Revisa como ha estado tu salud en este 2019 y no te excedas en las fiestas de navidad. En ocasiones y ante tanta propuesta de comidas y actividades hay que elegir qué cantidad y qué bebidas – alimentos vamos a consumir.

No se trata de dejar de disfrutar de lo que te gusta pero si de darte cuenta y evitar los excesos de los que seguramente en poco tiempo te vas a arrepentir.

Observa si te has cuidado durante este año, es posible que tu propia salud sea lo que vas postergando para más adelante. Proponte darte cuenta de si necesitas ir al médico, al dentista, al fisioterapeuta, a terapia. Y trabaja en esa parte de tu salud que tengas descuidada para cerrar bien el año.

Como siempre te digo, dedica tiempo a sentir que actividad física necesitas para mejorar el estado de tu propia salud física y emocional.

Haz check en la lista de prioridades:

Dedica tiempo a esas personas que son realmente importantes en tu vida, el tiempo es algo que no regresa y en ocasiones si estas muy enfocado en vivir hacia afuera puedes olvidar lo que en realidad importa.

Invierte tu tiempo y tu energía en las personas que te alimentan el corazón. Queda con tu familia y tus amigos más cercanos, aprovecha y agradéceles su compañía disfruta, celebra.

Cierra proyectos y plantéate metas realizables para el 2020:

Has una lista de todo lo que conseguiste en 2019, también es positivo hacer consciencia de aquello que te propusiste y no conseguiste. Quizás es el momento de reformular ese proyecto, de plantearte plazos nuevos el próximo año o de desechar esa idea que no te ha permitido avanzar en tu vida.

Piensa que en ocasiones no es que un proyecto no sea realizable es que no es la mejor estrategia la que estas utilizando, la energía o el tiempo que le has dedicado, si tienes miedo a que te sucedan cosas buenas (autosabotaje).

Piensa que lo que te propongas es posible siempre y cuando trabajes en ello con entusiasmo, alegría y convicción. Ninguna persona invierte en proyectos que sus creadores no se los creen y sin embargo siempre hay alguien dispuesto a creer en ti, siempre que tu creas en ti mism@.

Aprovecha el tiempo libre que puedas tener para organizar tu año 2020, un número repetido que viene a decirnos que es necesario enfocarse, aprender a trabajar en equipo, conocer nuestro potencial infinito y vivir en consciencia.

Y si te planteas mejorar en ese aspecto de tu vida que necesitas, ven a terapia, te ofrezco un espacio de escucha y de cuidado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This