De las primeras cosas que pensamos cuando se inicia un nuevo año es de qué manera podemos conseguir objetivos y metas que nos generen motivación para afrontar el nuevo año. Esto es inherente a que en la vida cuando algo acaba, algo empieza y es necesario plantearnos nuevos objetivos que nos sirvan de combustible para iniciar este nuevo periodo.

Por eso apenas nos comemos las uvas y sentimos que estamos en un nuevo año, en muchas personas renace una esperanza de que eso que desean lo pueden conseguir, hay en cada uno un renacer de la fuerza y la ilusión.  Eso es positivo, ya que en la vida la ilusión es necesaria para ir hacia nuestras metas.

Ahora lo interesante es, ¿De qué manera podemos planteamos los propósitos del nuevo año de forma que los podamos conseguir? ¿Cómo puedo mantener las constancia en lo que me propongo y que no decaiga la motivación?

En este post te presento mis 5 pasos para plantearte lo que realmente deseas y conseguirlo:

1. Conecta con lo que deseas o necesitas de corazón:

Cuando elegimos un nuevo propósito para el nuevo año es fundamental que esté relacionado a algo que sintamos que deseamos o necesitamos de corazón. Bien porque te favorece a la salud, a la relación contigo mismo, a la relación con otros, a tu vida laboral, etc….

El primer paso para conseguir éxito en lo que nos planteamos es ser sinceros con nosotros mismos. Y esto implica que todo lo que emprendamos por moda, por la presión de otros o quedar bien, tiene tendencia abandonarse por el camino.

Un propósito muy habitual y que se abandona de forma rápida son las dietas para perder peso, esto en realidad es así porque la persona que abandona elige hacer régimen por la presión de los mensajes externos, que recibimos tanto de conversaciones con familia, amigos, mensajes de redes sociales, etc…

La diferencia entre un propósito que se puede conseguir y uno que se abandona está cuando la persona que inicia la dieta lo hace de forma consciente y comprometida con su propia salud y su cuerpo. Es ahí en el primer punto donde radica la diferencia, aquello que sientes que necesitas en contraposición a lo que inicias por moda o presión social.

2. Aplica el poder de la intención.

Para lograr algo lo primero es sentirlo, desearlo y lo segundo es aprender a visualizarlo. Creer que vamos a conseguirlo y confiar en nuestra intención.
El maestro  Wayne Dyer en su libro el “Poder de la intención” nos explica cómo cuando aprendemos a proyectar nuestros objetivos, la energía que elaboramos funciona como un tren que inicia su marcha para llevar a conseguir lo que nos hemos planteado.

Para poder lograr un objetivo hay que imaginar cómo nos vemos a nosotros mismos consiguiéndolo. Si tu meta durante este año es cambiar de trabajo y tienes claro hacia donde quieres cambiar, imagínate acudiendo a tu nuevo trabajo, desempeñándolo y sintiendo la satisfacción de haberlo conseguido.

Los neurotransmisores que se movilizan en nuestro cuerpo cuando tenemos imaginaciones placenteras  nos ayudan a darnos cuenta y reforzar que eso es en verdad lo que queremos. Y esto aplica todos los deseos que tengamos referidos a cambios en tu vida,  viajes, vida profesional, adquisición de productos y también a perder el miedo a disfrutar de la soledad y la compañía de otros.

3. Escribe tu hoja de ruta

Elabora lo que yo llamo  hoja de ruta, si tienes un deseo y solo piensas en él, es probable que no lo lleves a cabo. Coge una libreta y escribe todas las ideas que te vengas sin buscar un orden, seguramente tienes muchas ideas  y no sabes por donde empezar por eso no fuerces. Después que hayas escrito lee detenidamente y elige por donde o con qué quieres empezar.

Recuerda: Para conseguir propósitos es mejor ir de uno en uno. Y por ejemplo si decides que para mejorar tu salud física te gustaría correr, es preferible que vayas aumentando el ritmo de forma progresiva y te propongas los días reales en los que puedes salir, a que inicies con todas tus fuerzas y luego decaigas en los siguientes intentos.

Escribir nuestros propósitos nos ayuda a reconocer el compromiso que tenemos hacia nosotros mismos. Ayuda también a ver de forma gráfica que conseguir algo que nos planteamos no es difícil si nos ponemos un orden y somos disciplinados al cumplir los  pasos que nos hemos planteado. Y es así como vemos que las personas que insisten en lo que desean aunque se desanimen y decaigan, al final de la historia, de tanto persistir lo consiguen.

4. Cree y confía en tí

Muy importante para lograr un propósito, confía en que vas a poder lograrlo. Si has sido capaz de cumplir los pasos anteriores y sobre todo de sentir cómo te ves consiguiendo ese deseo  o esa meta y si tu respuesta es si, yo lo quiero. No lo dudes, lo puedes conseguir.

En ocasiones en la edad adulta toca desarrollar la confianza y el creer en ti mismo. Los propósitos de un nuevo año son una oportunidad excelente para emprender los cambios y las mejoras que tu vida necesita.

También es un momento ideal para darte cuenta de que no es sólo añadir cosas y experiencias a tu vida sino valorarte como persona y no permitir que la opinión de los demás acerca de lo que deseas tenga mas valor que la tuya propia. El protagonista de tu vida eres tú por lo que no actúes como un actor secundario.

5, Insiste, resiste y persiste con paciencia

Hay muchos momentos en los que las metas que nos hemos planteado las vemos lejanas, nos cuesta mantener las rutinas y empezamos a sentir que se desinfla nuestra motivación, es ahí cuando debemos mantenernos. Seguir hacia delante aunque sea más despacio y no abandonar.

Es como cuando en una peli el actor abandona el camino en medio del desierto y detrás de la siguiente montaña de arena se encuentra el próximo pueblo. Un hábito, un logro personal, establecer relaciones sanas y positivas requiere en ocasiones sentir la aridez de nuestro propio desierto,  y esto se traduce en ese momento en el que estás apunto de abandonar porque sientes que has perdido tus fuerzas y es, con esas poca energía que decides continuar, tirar hacia adelante. Es mi consejo que sigas, que insistas, resistas y persistas, después de atravesar ese camino descubrirás como aparece el tan ansiado manantial  y consigues lo que deseas.

Aprende a valorarte y disfrutar en el camino de conseguir tus deseos.

¿Y tú, te atreves a conseguir tus propósitos en 2018?

Regalito:  :2018 es un año con mucha potencia energética, todo lo que inicies ahora o  lo que has estado trabajando poco a poco desde 2016 es posible que veas como lo consigues de forma provechosa y exitosa durante este año. Animo y a por ello!

 

Share This