En cada curso y conferencia que imparto y también en el trabajo individual descubro la idea que tenemos las personas de que comenzar a vivir el presente es una tarea difícil,  considero que salir del pensamiento rumiante y centrarnos en lo que nos está sucediendo en cada momento, podemos practicarlo día a día con sencillos pasos.

Te presento 7 claves infalibles para iniciarte en el disfrute del aquí y ahora.

Regalate 5 minutos al despertar:

Antes de salir de la cama, revisa tu estado corporal, estirate con conciencia y si puedes has un repaso por las partes de tu cuerpo, esto te ayudará a ir haciendo consciente que habitas un cuerpo, el tuyo. Realiza tres respiraciones profundas antes de levantarte de la cama.

Salúdate ante el espejo:

Solemos reaccionar con alegría cuando encontramos un amigo o amiga, pues bien, cuando te despiertes y te veas al espejo, salúdate, como si encontraras a un buen amigo/a,  di alguna palabra que te gustaría escuchar. Concédete un espacio para re-conocerte, mirarte, mimarte, es una buena forma de empezar la mañana.

Tómate un zumo, café o té:

O lo que desees, saborealo, siente su aroma, su temperatura. Elige para cada mañana una bebida y disfrútala. Bebe despacio.

Observa el clima cuando salgas a la calle:

¿Qué día hace hoy? Nublado, soleado, lluvia, viento y cómo se siente ese clima en el cuerpo, qué emoción viene a ti. Verás que experiencias vas descubriendo acerca de ti mismo ¡Y sólo por sentir el clima!.

Desea buenos días:

Funciona como una fórmula mágica, llegar a la parada del autobús o ir en coche y saludar, sonreir al de al lado, al de enfrente. El encuentro con otros, que nos recuerda que estamos vivos y en ese momento.

Decide el orden de tus tareas durante el día:

Esto te ayudará a centrarte en lo que hayas elegido en cada momento y hacerlo conscientemente. Si has decidido cuidar tus plantas primero que cocinar, es preferible empezar y acabar una tarea antes de iniciar otra. Verás como el contacto con tus plantas será gratificante y la comida te quedará deliciosa ya que estas dedicando tus energías y tu amor en lo que has elegido.

Tómate un respiro:

Entre cada tarea que tengas, tómate un respiro, asómate a una ventana a tomar aire fresco, saluda a un compañero, bebe agua, camina un poco, conecta con tu sensación de estar en donde estés…. respira..

Agradece:

Dar las gracias por lo que se nos pone delante tiene un poder transformador, tanto en los momentos de alegría como en los de tensión. Agradece el aprendizaje que recibes aquí y ahora. El presente nos regala sólo las situaciones que necesitamos para crecer, para evolucionar y sobre todo para re-conocernos como los protagonistas de nuestra propia vida.

Y respira, respira siempre, baila, ríe, disfruta, ama, pinta, canta, abraza y conecta con lo que te gusta y te hace sentir bien.

Que la vida es bella y cada día tenemos la oportunidad de vivirla, elige cómo hacerlo.

Share This