Llega el Verano y aparece en nuestra vida la necesidad de desconectar, de disfrutar en soledad o la compañía de otros. De todas las actividades que esta época nos regala: el buen tiempo, disfrutar del baño  en playas o piscinas, reuniones con amigos y familia, deportes al aire libre y muchas cosas más.

¿Pero es en verdad el Verano la época en la que puedes estar más relajado en el año?

Sucede que como el día es más largo, solemos llenar nuestros días de experiencias, con la necesidad de “no perder ni un minuto” o como me decía un amigo, “en verano cuando no hago nada me siento menos productivo”.

Esa sensación en la que aunque rellenas los días con compromisos, o simplemente te dedicas a compartir con amigos y familia, hacen surgir momentos de cansancio, malestar o diferencias con las demás personas con las que compartes el tiempo libre.

Para prevenir momentos de malestar y propiciar tu propia felicidad te presento estos pasos sencillos:

Libérate de la necesidad de hacerte el responsable del bienestar de todos cuanto te rodean:

Si cuando estás en grupo o con familia y surjen diferencias en la relación tu sientes la necesidad de solucionar todos los problemas, libérate de la carga emocional que eso supone.

Es común que cuando las personas conviven durante períodos prolongados, en ellos se incluyen los viajes y las vacaciones, surjan disparidad de criterios y conflictos. No te sientas el responsable de solucionarlos ya que cuando asumes ese rol, el tiempo o la estancia pueden hacerse pesadas y es probable que no puedas solucionar lo que no te corresponde.

Cuando surjan diferencias comprende que esto es natural cuando se reúnen distintas personas  y por tu salud emocional elije la tranquilidad y que cada uno solucione lo que le toca. Sólo interviniendo cuando a ti te atañe. Libérate de la necesidad de controlarlo todo.

Esto incluye también si eres de los que organiza viajes, reuniones, excursiones. Valora si es satisfactorio para ti y si está relacionado con tu disfrute y no dando más peso a las experiencias los demás. Si lo que estás organizando te hace feliz, adelante!

 

Deja espacios libres o tiempo sin programar:

Aunque estés de vacaciones y sientas la necesidad de rellenar todo en tu agenda, deja espacios libres. Permítete cambiar los planes o hacer actividades diferentes.

Por ejemplo cuando estás de forma placentera por la playa en la tarde, regálate poder quedarte hasta la hora que te apetezca, sin prisas, sintiendo y disfrutando del momento.

Aprovecha el verano para dejarte llevar y aprovechar “lo que surge”. Lo mismo sucede en los viajes, intenta no cronometrar al milímetro todo aquello que vas a visitar o a conocer, eso sólo te pondrá en modo “carrera contra el tiempo” y es posible que te impida disfrutar todo lo que puedes tratando de cumplir “todo el programa”.

Hay lugares que, aunque desconoces seguro te apetecerá descubrir más a fondo o simplemente,contemplarlos. El Verano y las vacaciones es la época ideal para desaserte del reloj y entregarte al disfrute sin presiones.

Elije bien con quien pasas el tiempo y por sobre todo elíjete a ti:

El Verano es maravilloso para explorar y reconocerse.

¿Hace cuánto tiempo que no vas a una heladería y te compras un helado estado solo?

Hay muchas actividades que se relacionan a vivirlas en compañía, y sin embargo,  es en soledad cuando puedes descubrir  que las sensaciones de placer puedes procurártelas tu mismo.

Por ejemplo cuando vas a una heladería y observas  que además de tu sabor favorito hay uno nuevo que te gustaría probar y lo elijes. Lo saboreas, los disfrutas  y te das cuenta que no es lo mismo que cuando estás hablando con otras personas. Las sensaciones se viven de forma más intensa cuando eres consciente de ello. Por eso aunque estés con otras personas, no renuncies a vivir con intensidad estos momentos.

Entrenar el amor propio requiere disfrutar momentos en soledad, para apreciarte y valorarte. De esta forma tu autoestima se fortalece y tu relación contigo mejora notablemente.

Elije también tus compañías, rodéate de personas con las que te sientas bien, puedas reír y compartir buenos momentos. Parece redundar el repetir esta idea, pero hay personas que sin darse cuenta se convierten en confidentes o en la compañía de otras que le absorben la energía. Y esto pasa también en Verano, a pesar de que aparentemente estamos más propensos a los momentos placenteros y a la alegría.

Es muy importante para tu bienestar decidir con quien compartes tu tiempo, y poner conciencia en ello te hace ser más respetuoso contigo.

Así que ya sabes, elije bien.

Recuerda el cuidado  y las atenciones  a tu cuerpo:

Aunque estés de vacaciones no olvides la importancia del cuidado del cuerpo. Esta época que es fantástica para practicar diversos deportes y cualquiera de ellos puede ayudarte a mantenerte y activar tus endorfinas.

Aunque te de pereza, haga calor y no encuentres el momento, te recomiendo no abandones tu rutina de cuidado. Puedes elegir actividades sencillas como andar cuando no haya sol o nadar si te es posible.

Para los amantes de los deportes acuáticos es una época ideal y las sensaciones que esto te aporta, te recargan de energías en el presente y te servirá para el futuro, cuando ya no hayan tantas horas de luz.

Meditar también es maravilloso en Verano, puedes hacerlo es cualquier espacio al aire libre y conectar contigo en cualquier lugar.

Disfruta de las rutinas de cuidado del sol, no te expongas en las horas más delicadas, ya que esto suele ser muy agresivo con la piel e hidrátate de forma continuada con agua o líquidos.

Aprovecha esta época para mimar tu piel, ya que cuando tienes más tiempo puedes cuidar más de ti y disfrutar de ello.

Recupera el estado de paz y plenitud que te pertenece por derecho:

Esta frase que es del Maestro Deepak Chopra nos lleva a la idea de que demos una vuelta a la forma en la que decidimos estar en nuestra vida.

Puedes decidir buscar y encontrar un lugar de paz en tu vida, y este se puede enturbiar por acontecimientos externos o no deseados, y aún así todo eso que sucede fuera de ti viene a darte un mensaje o un aprendizaje.

No luches con tus emociones, siente, date cuenta de lo que sientes y acéptalo porque son mensajes que recibes para protegerte, conocerte, aceptarte y aprender.

Elije tu paz  y en ese camino quizás tengas que renunciar a la necesidad de tener la razón. Disfruta del verano como una época en la que es posible alejarte del ruido y disfrutar de ti.

Para este Verano practica la frase:

“Elijo sentirme bien

Este es un nuevo hábito que voy a cultivar”

 

Este mes de Julio realizaré dos meditaciones en la Playa del Postiguet:

Jueves 12 de Julio: coincidiendo con la Luna Nueva. Período ideal para tomar, para coger la energía de la tierra.

Jueves 26 de Julio: Coincidiendo con la Luna Llena. Período para soltar y conectar con las intenciones que tenemos en la vida.

Mas información en mi web daliarosas.com   o en mi correo la luzdemipresente@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This