Hace unos cuantos siglos, las mujeres confiábamos ciegamente en nuestra intuición. Fue una época en la que había plena conexión entre lo que deseabamos, lo que sentíamos y nuestras acciones. Y esta forma de vivir estaba muy relacionada a nuestra conexión con el cuerpo, con el ciclo menstrual y con las diferentes etapas por las que atravesamos a lo largo de un mes.

Tal y como nos dice Miranda Grey en su libro “Luna Roja”: “El ciclo menstrual permitió que la mujer lograse una evolución superior al resto del reino animal, pues a través de él adquirió la capacidad de exitarse y comenzó a ser sexualmente activa a lo largo de todo el mes, en lugar de limitarse a ciertos períodos de estar en celo”.

Es así como la plena conciencia de nuestra sexualidad femenina puede ayudarnos a reconectar no sólo con nuestra intuición y sentirnos más seguras. sino con el placer, las ganas de hacer el amor y las energías creativas que surgen cuando nos sentimos libres en nuestro propio cuerpo y no atrapadas en las necesidades de los otros.

La sociedad productiva, las ideas patriarcales y otros condicionamientos a lo largo de los siglos, han ido bloqueando en las mujeres el atender sus propias necesidades, reconocer sus deseos, desarrollarse como personas libres. Tenemos un camino que recorrer y esta plenamente vinculado al rescate del conocimiento ancestral de la energía femenina, cómo funciona nuestro cuerpo, escuchar sus señales, no temer a ser más naturales en el momento de sentir y más expresivas cuando nos comunicamos.

Te presento a continuación 4 fases  por las que pasamos las mujeres durante el mes, que como las cuatro estaciones nos hacen pasar por diferentes estados emocionales. Conocerte te ayuda comprenderte y a sentirte mejor en tu propia compañía:

Fase de la Bruja:

Correspondiente al momento en que estas en las menstruación y probablemente relacionada a una fase de la luna que puede ser Luna Nueva o Luna LLena. Son los primeros 7 días en los que tienes la regla aproximadamente.

La fase de la bruja nos conmina  a una etapa de introspección, necesitamos recogimiento y frenar el ritmo de vida. Es una etapa del mes en la que tenemos una plena conexión con el ser más profundo por lo que es ideal para encontrar respuestas o soluciones a los problemas que tenemos.

También es en esta fase en la que si nos permitimos alejarnos del ruido exterior, hay una mayor interacción con los sueños y renovamos las energías contenedoras e intuitivas.

Lo que no nos beneficia en esta etapa: 

Querer mantener un ritmo frenético y estresante de vida. Cuando tenemos la menstruación el cuerpo exige bajar el ritmo, llegar a casa, ponerte ropa cómoda, regalarte una tarde en el sofá, una ducha reparadora, disfrutar de caminar más despacio, estar en silencio.

Hay una desconexión brutal si en esta fase no escuchas el cuerpo y es muy probable que si eso pasa sientas frustración y rabia.

Mi consejo: Escucha a tu bruja interior y refúgiate en ti. Aprovecha esta etapa maravillosa. En la antigüedad cuando las mujeres tenían la regla se regaba la tierra con la sangre que emanaba de sus cuerpos, hoy en día la sociedad ha hecho que vivamos esta etapa como algo repulsivo, con desprecio, muchas veces con asco y contrariamente, el tener la regla indica que en nuestro cuerpo se está renovando y nuestro útero para volver a prepararnos para la procreación y la creación de nuevos proyectos y alegría de vivir.

Fase de la Virgen:

Es una etapa que se inicia al octavo día de mes, después de la regla y en la que vas a disfrutar de unas ganas de vivir a tope.

Notarás como tu energía es fresca y renovada y como te sientes más confiada en tí misma ya que eres sociable y con una ganar enormes de afrontar desafíos.

La fase de la Virgen es como la energía en primavera, puedes sentirte despierta, firme, radiante.

Esta fase es excelente para iniciar nuevos proyectos, para buscar empleo, iniciar relaciones, hacer propuestas. En la fase de la virgen nos sentimos con un gran poder de concentración por lo que también es positiva para hacer trabajos que requieran del intelecto.

Lo que no nos beneficia en esta etapa:

Renunciar a sentirnos explosivas, sensuales, voluptuosas, empoderadas. Esta fase nos regala el momento de sentir que nuestra energía es fuerte y poderosa, si en ves de ello nuestra energía nos asusta, bloqueamos su flujo natural y es entonces cuando no nos entendemos a nosotras mismas que hay mucha confusión y enfados con el mundo exterior.  Escuchate y si tienes ganas de vivir probablemente estés en la fase de la Virgen, disfruta tu momento creativo!!!

Fase de la Madre:

Como su nombre lo dice esta fase comprendida entre el día 16 y el día 24 del mes (días orientativos relacionados con la ovulación) nos va a conectar con un amor que surge desde dentro, que como el amor del madre, lo que busca es dar, proteger, ayudar  y amar a los que están a nuestro alrededor.

En esta fase nuestra sexualidad está relacionada a un deseo de amor muy profundo y muchas ganar de abrirnos y compartir.

Nos volvemos protectoras y con una energia que puede resultar muy atractiva para los demás ya que irradiamos amor y armonía,

Es un momento excelente para continuar proyectos que ya tienes iniciados, es como alimentar los deseos que muy profundamente tienes en ti y que no buscas el momento de inyectarle ganas y energía. Hazte consciente de la fase de la Madre y descubrirás como puedes retomar esa pieza de ganchillo o ese tapiz que tienes a medias, terminar el trabajo que tienes pendiente, crear un plato delicioso y todas las actividades relacionadas con el hogar y los cuidados.

La madre es una mujer fuerte y con energía sustentadora. En el tarot de Marsella la Madre corresponde a la carta de la Emperatriz, quien con su presencia y su saber estar, nos da seguridad y firmeza en los proyectos que llevamos a cabo.

Lo que no nos beneficia en esta etapa:

Negar que aunque nos sintamos cuidadoras somos sexualmente activas. La fase de la madre está muy conectada a una sexualidad activa ya que corresponde a la mitad del ciclo. No te niegues a ti misma el placer, no sólo sexual sino también tus pequeños placeres, recuerda que la buena madre es que la que se cuida primero para poder cuidar a los demás.

Fase de la Hechicera:

La energía de la hechicera se inicia entre el día 25 el ultimo día antes de la regla. Coincidente con el momento cuando el ovulo ya ha sido creado y no ha habido procreación.

En esta etapa tendremos una cierta intolerancia hacia lo mundano, en las relaciones podemos sentirnos suceptibles, más agresivas que de costumbre, más llorosas y llegar a tener la sensación de que no somos comprendidas.

En esta fase hay una creatividad vibrante y desenfrenada ya que ocurre una conexión muy fuerte con nuestros estados emocionales, pudiendo pasar por la alegría, la rabia, la tristeza en breve espacio de tiempo.

Hay una nueva apertura hacia la intuición de una forma muy desenfadada , por lo que es maravillosa para pintar, diseñar espacios, renovar lo que nos nos sirve y en general actividades creativas o de liberación.

Lo que no nos beneficia en esta etapa:

La comunicación según lo que vayamos a decir. En la fase de la hechicera hay una inhibición del filtro en el cómo nos comunicamos, es por ello que puede ser positivo si queremos decir cosas que nos nos atrevemos en otras fases pero también puede acarrearnos disgustos si soltamos lo primero que pensamos en momentos poco adecuados.

¿Cómo podemos aprender a reconocer en nosotras estas etapas y para que nos sirve?

Vivir la feminidad de forma consciente nos ayuda a reconocer durante el mes. en primer lugar por cual etapa estamos pasando y esto nos ayuda a bajar el liston, aceptarnos, comprendernos y ser respetuosas con lo que nos está pasando.

Cuando sentimos que las exigencias y los “tienes que” vienen de fuera, es un excelente momento para pararse, cerrar los ojos y sentir, si estamos conformes y alegres con lo que estamos viviendo.

La tendencia natural en la vida de la mujer es sentirse una con su cuerpo, “habitar el cuerpo” que decimos en Gestalt, y esto se traduce en sensaciones de placer y bienestar en el presente y en la propia vida.

Te sugiero que realices un círculo como el que ves en la foto de este post y te reconozcas en tu ciclo menstrual. Comenzarás a sentir amor hacia ti misma y como consecuencia mayor confianza y seguridad.

Para reconectar con la intuición femenina inicio el próximo 30 de abril las meditaciones guiadas por mi en la Playa. Te invito a buscar la ubicación en mi página y asistir a lo que se convierte en un momento mágico de conexión y empoderamiento con otras mujeres.

Te espero!!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This