La ilusión funciona en nuestras vidas como un motor que nos impulsa a buscar lo que queremos, necesitamos y lo que nos apasiona. Cuando en el día a día vamos perdiendo la energía por buscar lo que nos satisface, por tener momentos placenteros y vivir a plenitud, es posible que tengas que plantearte renovar tus ilusiones.

No hace falta grandes planes ni proyectos para que la ilusión pueda ser ese combustible que necesitas para seguir adelante, pero sí es preciso que sea algo que tu sientas, que desees o quieras conseguir.

Pero qué pasa cuando no estas ni conectado con eso que quieres?

Para que la ilusión regrese a tu vida te presento estos sencillos pasos:

Aléjate de personas y situaciones conflictivas:

Para que broten nuevas ilusiones en tu vida es preciso que te plantees lo que ahora mismo tienes en tu entorno. Es difícil volver a conectar con mociones positivas y de forma continuada tienes personas alrededor recordandote que no puedes o buscando defectos a todo lo que haces.

No nos damos cuenta pero en ocasiones un jefe, un familiar o «supuestos amigos» se covierten con sus comentarios en los «chafa planes».

Si algo te ilusiona o te gusta y aun estas creando tu proyecto, se discreto. Es rara la vez que las personas dan un mensaje positivo acerca de nuevas experiencias o empredimientos. Recuerda que si continuamente estas recibiendo mensajes negativos de fuera es posible que sea el momento de poner distancia de esa persona o situación.

No te conformes:

Cuando llega el conformismo como actitud, la ilusión muere.

Si no te gusta algo de tu vida, trabaja para cambiarlo. Hay cientos de experimentos científicos que demuestran que cuando algo se intenta muchas veces y no sale bien, vamos dejando de intentarlo.

Con el tiempo, situaciones de frustración continuada se convierten en emociones negativas si no somos capaces de buscar otras salidas, cambiar de forma de pensar, abrir nuestras mentes.

Si algo no sale bien, no te sientas mal. Piensa que quizás no es el momento. Si te das cuenta cuando algo es para ti, fluye sin mucha dificultad.

Regálate experiencias:

Una forma muy buena de reconectar con la ilusión y las emociones positivas es obsequiarse un@ misma con buenas exeriencias.

No hace falta grandes inversiones para esto pero sí imaginación.

Por ejemplo si te gusta comer, prepara un plato diferente, algo que te genere curiosidad, busca recetas por internet, activa tus sabores. O busca algún restaurante en el que puedas probar algo que te llame la atención.

Busca algún grupo de senderismo y únete a él. No tengas miedo a conocer nuevas personas. Es muy positivo ir relacionándote con personas que no conozcas y descubrir experiencias de vida diferentes.

Haz algún voluntariado:

En un mundo en el que cada vez las personas se hacen más egoístas, por el contrario lo que hace falta son personas que puedan dar de su tiempo para ayudar a otras.

Dar da muchas más alegrías de las que se conoce.

En esta época en la que parece que la felicidad sólo la da el tener es muy importante acercarnos a quienes más lo necesitan para darnos cuenta de lo importante que es poder aportar algo de o que sepas y de tu tiempo por los demás.

Hay miles de formas de poder dar de ti, en asociaciones, con personas mayores, animales. Cuando damos nos damos cuenta de los verdaderos valores, la solidaridad, hermandad, tolerancia, amor.

Muchas de las situaciones de frustración provienen por una falsa creencia de que «no tengo todo lo que necesito» y el compartir con otros nos ayuda a daros cuenta de lo afortunados que somos.

Compartir más que consumir:

Este punto está más referido a la época en la que vamos a entrar. Las navidades se convierten en una época en la que muchas personas llegan a sentirse muy agobiadas y muy frustradas porque no pueden comprar todo lo que quieren, o quieren sus familiares.

O simplemente aunque puedan comprarlo, las fiestas se convierten en unas fechas de agobio por la cantidad de cosas que hay que buscar.

Retoma las costumbres de disfrutar más de tu familia y amigos en vez de pasar horas buscando en los centros comerciales. Regala sonrisas, tiempo, escucha, la mayoría de las veces disfrutarás más si pones atención al momento presente cuando compartes con tus seres queridos.

Confía en ti mism@:

Para retomar la propia ilusión es fundamental que puedas confiar en lo que estás sintiendo. Con regularidad las emociones como tristeza, rabia, enfado te avisan de que algo en tí no va bien.

No te quedes donde no te sientes bien, donde no te sientas cómodo. eso va minando la autoestima y llega un momento en el que te vas desconectandi de ti mism@.

Es por eso que es necesario ser respetuos@ con las propias emociones y sensaciones y no sólo eso también aprender a decirse a una misma palabras de apoyo y palabras bonitas.

Practica decirte en voz alta, muy bien lo estoy haciendo muy bien. Esas simples palabras generan pensamientos positivos en ti.

Y por sobre todas las cosas, abraza y acepta la personas que eres. Si no te gusta algo trabaja por cambiarlo pero no te castigues quedándote en sitios donde no estés bien o con personas con las que no eres feliz.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This