Mucho se habla de vivir el presente y disfrutar el aquí y ahora… ¿eso cómo se consigue? es la pregunta… Lo fundamental para disfrutar del presente es, querer hacerlo…

Como personas tenemos muchos recursos personales pero lo más importante y lo mejor es que contamos con cinco sentidos que nos ayudan a mirar, escuchar, tocar, saborear, oler… Y cuantas veces al día las dedicamos a sentir la oportunidad que nos regalan los sentidos y lo que genera en mi (ti) esas sensaciones.

Si pasamos la vida de puntillas, como digo yo, nos perdemos la maravilla de aprender lo que cada día nos enseña.  El verano es una època ideal para iniciarse en el entrenamiento del sentir y darnos cuenta de  lo que nos rodea y esto cómo nos mueve dentro.

Seguro hoy podrás caminar por la calle, la playa o el campo, te propongo un ejercicio: Acepta que hoy es un nuevo día y camina como si todo lo que vieras en ese momento lo acabaras de descubrir, seguro que aunque sea un lugar conocido te darás cuenta de aspectos que no habías avistado antes y mientras miras, respira, el aire llena los pulmones y te ayuda a situarte en ese momento. Detente un momento y siente como está tu cuerpo. El cuerpo es la casa donde habita nuestro ser.  Y si camino y veo, camino y escucho, siento, huelo, estoy ahí….estoy presente, mi mente no vuela hacia lo que pasó ayer, hacia lo que tiene que pasar dentro de cinco minutos.

Por mi propia experiencia se, que el estar en un lugar sin estar, es angustioso… Estoy por ejemplo con un amigo en la playa y observo…siento que esa persona tiene prisas, que desea marcharse porque tiene una lista enorme de pendientes y entonces me doy cuenta  de que yo si que estoy ahí y quiero estar, por lo que cuando se despide yo respiro… me gusta la playa y decido disfrutar… su angustia no es la mía.  ME SIENTO CAPAZ DE DISFRUTAR ESE MOMENTO, ES UN REGALO DE MI PRESENTE…

Y TÚ, QUE ME DICES ¿ACEPTAS VIVIR ESE REGALO?

Playa Manzanillo. Isla de Margarita. Venezuela

Share This