En la vida hay días duros. Son esos días en los que sentimos que por más esfuerzo que  hagamos las cosas no salen bien, situaciones o personas que nos enfadan y entonces pasamos horas y horas en la mente, pensando y pensando. Cavilando que si lo hubiésemos hecho de otra manera, si hubiésemos dado otra respuesta, o tenido otra reacción…el presente sería diferente…

Y sentir esto en ocasiones es inevitable, estamos acostumbrados a vivir fuera del presente, a anhelar algo diferente a lo que ya tenemos y no…. esa estrategia no nos sirve, nos hace perder energía  y nos paraliza para no aceptar lo que es.

No podemos cambiar lo hechos pero SI podemos cambiar la actitud que tenemos ante ellos. Y con esa situación que tanto me ha enfadado, ¿ahora qué hago?. Te presento algunas de mis propias estrategias:

Obsérvate y siente:

En primer lugar respira y siente qué te está pasando, identifica tu sensación corporal, es enfado y rabia? Estarás caliente. Tendemos a poner fuera las culpas, las responsabilidades de lo que nos pasa en los demás pero ojo….recuerda: Lo  que hacen los demás lo hacen desde sus propias decisiones inconscientes  o no….el asunto es como te lo tomas.

Ejemplo: Si siempre ayudo a un compañero cuando lo necesita pero cuando yo lo necesito no recibo lo mismo, entonces me enfado. Busca alternativas en ti y decide si continúas ayudándole sabiendo que no recibirás lo mismo. Limitar la ayuda que das a lo que te sea posible o simplemente decir No cuando no puedas hacerlo.

Deja de tirar balones fuera:

Tu vida es tuya y sólo a ti te pertenece. Si el enfado viene por cómo actúan otras personas es una señal de que estas viviendo la vida fuera de ti mismo. Ahora me diréis que imposible dejar de enfadarse con lo que hacen los otros cuando no nos gusta, y yo te diré que sí, que es difícil no enfadarse ya que tendemos a ello, a ver en los demás. Sin embargo no es sólo lo que los demás hacen lo que me afecta, sino lo que en mi se genera cuando lo escucho.

La diferencia en tu vida empieza cuando después  del enojo puedes mirar en ti y preguntarte ¿Que puedo aprender de esto que me pasa? la respuesta vendrá siempre hacia ti, podrás empezar a tomar decisiones, si es lo que corresponde o dejarlo pasar

El enfado te avisa:

Te permite mirarte, sentirte, conocer a otras personas. Desenmascarar situaciones o simplemente decirte que estás llegando a un límite. En ocasiones somos permisivos ante las injusticias  o los abusos de otros, el enfado nos alerta. Lo importante es no recrearse en él, saber dar un paso más,Aprender a ser asertivos y decir aquello que nos molesta sin tener que herir al otro.

Y eso como se hace? Hablando desde lo que sientes, desde lo que te está pasando. No es lo mismo decir: “Eres un irresponsable!! que decir:  lo que a mi me pasa con tus olvidos es que me enfado, me siento tristes (O decir aquello que te está pasando). Cuando actuamos así el otro no se siente atacado y hay posibilidad de diálogo.

No te quedes donde no aprecian tu presencia:

Por miedo a la soledad, por pensar que nadie más nos hablará o no tendremos otra amistad así, otro trabajo, otro amor, nos quedamos cerca de personas que no nos benefician, nos enfadamos continuamente y pretendemos que sea el otro o la otra quien se de cuenta por miedo a confrontar lo que nos pasa.

Es sencillo, si no hay posibilidad de crecer en esa relación, en ese lugar, no te quedes….Tendrás otras oportunidades, si aprendes a decir adiós y agradeces lo aprendido. Creeme funciona!

Conecta con la Naturaleza:

Si hay una fórmula mágica  que nos ayuda conectar con la Paz Interior es ir a la Naturaleza, acércate a un parque, a la playa, a una montaña y camina. Mientras lo haces respira….Cada vez que te venga un pensamiento, respira…Observa lo que hay alrededor, la hierba, los árboles, el movimiento del mar…Hazle regalos a tus sentidos, dale algo más que la lucha que te ofrece tu mente….

Llévate una fruta y siéntate a escuchar el sonido del viento o de las olas mientras sientes el sabor de una mandarina. Haz tu propio ritual y suelta, eso he hecho yo hoy…Buscando el equilibrio encontré este espacio, en la playa y donde las piedritas me recordaron que la Paz y el equilibrio están dentro de mi, o dentro de ti….

Buscamos fuera la orientación.

Buscamos fuera el amor en los otr@s.

Buscamos fuera la Paz.

Y paradógicamente todo aquello que buscas fuera, está dentro de ti.

¡CONQUISTATE!

Share This