La vIda y la muerte se cruzan para mí el día en que vamos saliendo al campamento scout. 91 años después de su nacimiento y 41 después del mio tengo que decirle Adiós a una de las mujeres más importantes de mi vida: Mi abuela Chonchona, una madre para mí, mi maestra espiritual y del buen vivir.

Estamos a 9000 kilómetros de distancia y la despedida es dolorosa, sin embargo y la vida con sus cosas, estoy subiendo a un autobús para vivir una experiencia de servicio, de dar, compartir, aprender. Vamos 145 personas entre niños, jóvenes, scouters y 11 padres y madres que vamos a cocinar al campamento scout del grupo Scout Gilwell, que lleva casi un año trabajando para consolidar esta aventura y por fin ha llegado el día.

Alegría porque nos vamos, tristeza por la despedida. La vida que nos pone delante las emociones para sentir que estamos vivos.

Desde la salida es toda una aventura, horas en autobús, un grupo de padres que va delante que también tiene que sortear algunas aventuras para llegar al campamento, el montaje, la llegada. En todos estos momentos se mezclan la ilusión. los temores, la alegría, expectativas, trabajo duro…

 

Estamos en el campamento y las palabras que me vienen son:

DAR:

Es maravilloso como estamos todos allí para hacer que los niños sean felices, disfruten, coman bien, tengan nuevas experiencias. Todas las personas están dispuestas dar lo mejor de sí mismas y surge una conexión que hace que todo fluya positivamente.

El Dar tiene eso, activa los sistemas de protección que todos tenemos, nos cuidamos entre nosotros y somos capaces de cuidar a otros.

Cuando Das sin expectativas la respuesta es gozosa, un niño que sonrie que te dice que buena está la comida, que agradece a la hora de bendecir la mesa, que es capaz de compartir lo que tiene.

Mi abuela fue una maestra del DAR y por ello al ver a todos esos niños felices siento que la honramos y donde quiera que esté, estará satisfecha de ver que hay un lado humano bueno, que comparte, que da sin condiciones, que ayuda.

Eso es el escultismo, una filosofía creada por Robert Baden Powell en 1906 y que enseña a los niños y niñas el amor por la naturaleza, el respeto por los demás y el amor por hacer las cosas bien y servir al prójimo. Hace unos años lo he conocido  gracias a la experiencia de mis hijas y más recientemente por mi propia experiencia.

Abuela seguro que tu fuiste scout sin saberlo, cuidando de la naturaleza, siempre ayudando, sirviendo, amando a todos a tu alrededor y trabajando fervientemente cada día por un mundo mejor. Seguro que si pudieses ver a toda la gente bonita que está trabajando en el campamento te sentirías orgullosa de los seres de luz que aquí hay.

Unos son los scouters, personas que educan a nuestros hijos e hijas en los valores del escultismo de una manera rigurosa, organizando actividades divertidas y educativas, enseñando que la mejor forma de vivir empieza por cuidar de la naturaleza, por escuchar a los otros, por saber cómo decir las cosas sin dañar, a trabajar la confianza en sí mismos, ser positivos ante las adversidades, aprender los recursos que en la vida les hará adultos comprometidos y valientes.

Gracias a todos los scouters del grupo Scout Gilwell: Stefano, Elena F, Bego, Juan, Estela, Jacala, Miguel, P.J. Alex, Elena C., Ricardo, Erick, Raquel, PIlar, Carlos, Alvaro, Jose, Laura, Javi, Auxi, Raul. Rodri. Cuando os veo me alegro y pienso que vuestro trabajo son semillas que se extenderán por toda la tierra y que harán fortalecer el bien en toda circunstancia.

Otros son los padres y madres de apoyo, personas siempre dispuestas a colaborar en que los proyectos del grupo salgan adelante. Son muchos los que han trabajado para este campamento, son nuestros hijos los que vienen y también se hacen nuestros todos los que vienen a los campamentos. Como decía el poeta Andrés Eloy Blanco “Quien tiene un hijo tiene todos los hijos del mundo” y en eso se convierte el venir aquí, en abrir el corazón sin distinciones y amar a todos los niños por igual.

Gracias a los padres que trabajaron desde Alicante y a los que han venido al campamento, sin duda una experiencia que nos cambia la vida cada vez que la vivimos. Mi abrazo para Josep, Maite, Celia, Isabel, Félix, Chus, Fernan, Judit, Alicia y Alvaro. Persona dedicadas y con las que hemos trabajado con ilusión y esfuerzo durante todo el campamento. Ha sido junto a vosotros una maravillosa experiencia.

Los Scouts, niños, adolescentes y jóvenes  a quienes en estos dias hemos visto disfrutar, reir, llorar, enfadarse,echar de menos, es fantastico como los niños tienen la libertad de ser quien son, de vivir las emociones y expresarlas. Te aseguro abuela que si pudieras ver esto estarás feliz de ver a tantos niños disfrutar, tu siempre así lo quisiste con todos tus nietos. Y la mejor forma que veo aquí de honrar la vida es que todos estamos trabajando para la felicidad de nuestros niños.

AMAR:

Es increíble como el Amor se manifiesta cada día en el campamento. Desde el montaje de las estructuras que servirán para cocina y comedor, el montaje de las tiendas y los espacios para cada rama, las estructuras para poner las mochilas, buscar los espacios para refugiarse en los momentos de lluvia, las actividades programadas, en todo ello se manifiesta el amor.

También en los actos de servicio y tal como profesa la filosofía scout, ver como los mayores protegen a los pequeños es un regalo.

Estamos cerca de la naturaleza y cada quien esta dispuesto a dar lo mejor de si mismos, eso es Amor.

VIVIR EN EL PRESENTE:

La cercanía con la naturaleza, la inmediatez y el tiempo que nos hace estar en el Aqui y el Ahora. Para mi ha sido de lo mejor.

El presente que aparece con lo que hay, a veces amabilidad, a veces enfados y en ese mismo tiempo la necesidad de sanar, de pedir disculpas, de hacernos más humildes y reconocer que nos hemos equivocado. El presente es así, no necesita del Ego sino de la autenticidad, del saber que en el encuentro con el otro pueden surgir vínculos, desencuentros, risas, enfados y no por eso es mejor o peor, simplemente es.

En  la vida de la ciudad nuestra mente se desconecta del presente y vive continuamente en el pasado o en el futuro, vivimos agotados , estresados, insatisfechos porque el presente ironicamente no esta presente.

En el campamento es una necesidad, es como si regresáramos a una era tribal en la que al despertarnos nuestro primer pensamiento es ver el cielo y el amanecer. Es la sencillez de una vida en la que no se necesita Ser más, tampoco consumir más. Es fluir cuando estás pelando patatas o haciendo una tortilla y nada más.

Tremendo aprendizaje del buen vivir.

Todo lo que empieza, acaba:

Buda decía “Esto también pasará” y es una frase que me gusta mucho porque nos hace conscientes de que en la vida los momentos buenos y los malos pasan. por eso hay que aprender a vivirlos y disfrutarlos cuando se pueda, es la atemporalidad de la vida, esa que queremos vivir sujetando y que nos enseña que no es posible controlar, que hay que soltarse y vivir.

Después de 12 días de campamento nos toca decir adiós a este lugar maravilloso que ha sido Kandersteg International Scout Centre. Seguramente nuestros niños y jóvenes se van con una experiencia de vida irrepetible, que les habrá hecho madurar y conocerse un poco más. Les habrá hecho sonreír y también llorar al despedir a sus compañeros en los pases de rama.

Les habrá permitido aprender a ser más independientes porque esos niños algún día volaran a hacer sus vidas y esta experiencia les habrá servido para tener confianza en sí mismos y en los demás, que tanta falta hace en un mundo en el que cada día hay que regar la buena semilla.

Gracias nuevamente a quienes idearon este proyecto, el Krall del Grupo Scout Gilwell, personas comprometidas y activistas de la buena vida y el buen vivir.

Gracias por permitirnos ser parte de la aventura y alimentar a tantas personas.

Abuela, en los Alpes Suizos te he visto en las estrellas, en el sol, en la lluvia, en las risas, en el servir comidas y curar a las personas que a ti tanto te gustaba, te he visto en todo lo que me enseñaste que es la vida, así que después de tanto llorar he comprendido, que se ha ido tu cuerpo pero tu alma perdurará en cada ser humano dispuesto a hacer el bien. TE AMO.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This