Una música suave resuena dentro de mi y enfrente hay un cristal, detras de ese cristal, las palmeras y la vista de una playa en una tarde nublada. Yo sólo escucho las intruccones de la persona que va a guiar una meditación. Meditar es, acallar la mente.

Hoy  me va bien hacerlo, estoy en etapa de despedida. Cambio de trabajo y mi sensación es de cierre de un ciclo. Si algo he aprendido en mi  vida es la importancia de cerrar, la vida y la muerte en cada ciclo, como las estaciones que nos recuerdan que algo acaba y algo comienza, y también que cuando perdemos algo ganamos otras cosas…

Yo decido vivir mi duelo y no saltarme lo que implica, tristezas, despedidas, extrañar, miedo a lo desconocido. Al fin y al cabo es la vida y es la muerte también. Recuerdo especialmente cuando murió mi abuelo Pacho, tras una enfermedad larga la noche de su muerte todos sus hijos y nietos pudimos despedirle, diciéndole algo al oido. En el ambiente había tristeza y también una energía especial de amor y hoy aún aunque estoy triste

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This