vuelta-al-trabajo

Se acerca el final de las vacaciones de verano…ay que rollo, ya empiezo a escuchar en la tele y en la radio la bendita historia del síndrome de estres postvacacional… Esto a veces me parece un poco de risa.
Aysss en este mundo de sobreproducción y consumismo a todos los males le ponemos un nombre, y por lo que veo los que buscan los nombres no son de los que ven el vaso medio lleno…
Porque oyendo esto me surgen algunas preguntillas, ¿no se supone que el el momento que vivimos tener un trabajo es una suerte, bendición o algo por el estilo? entonces volver a currar debería ser más que una alegría, un momento de felicidad plena, reencontrarte con tu yo productivo…
Si me permiten las personas descubridoras de tal síndrome yo intentaría apoyar al colectivo de trabajador@s y hacer una vuelta al trabajo de lo más festera como se dice por aquí.
Lo primero le cambiaría el nombre y le llamaria SPAT…Síndrome de Plenitud y Alegría en el trabajo, esto incluiría un cóctel de bienvenida en la entrada y la opción de trabajar el primer día a un ritmo lento para hacer la llegada más apetecible, sin presión, ni angustias.
Que tal si además empezamos a difundir esta idea en los medios de comunicación, sufridores por demás, que sólo comunican malas noticias. Que tal si después de ponerlo en práctica por fin nos apuntamos a la idea de agradecer que tenemos un trabajo, que somos de los que podemos dar gracias por tener vacaciones y nos hacemos un poquito más felices…

Qué me dices ¿Te apuntas al SPAT en tu vuelta al trabajo?

Share This